Esto es lo que debes saber de los residuos médicos

Desde gasas ensangrentadas hasta materiales radiactivos, las enfermeras trabajan para mantenerse a sí mismas y a los pacientes a salvo de los residuos médicos.

Cada vez que una enfermera atiende a un paciente, independientemente de la especialidad o el entorno sanitario, se generan residuos médicos.

Las enfermeras suelen interactuar con todo tipo de residuos

Las enfermeras entran en contacto con casi todos los tipos de residuos que existen en la atención sanitaria. El papel de las enfermeras en la eliminación segura de los residuos no sólo es importante para su seguridad personal, sino también para la salud y la seguridad de los pacientes y para los resultados de los centros sanitarios.

Lo que el personal de enfermería ha hecho muy bien en lo que respecta a los residuos, sobre todo en esta época de COVID-19. Es examinar con detenimiento todo lo que utilizan y desechan y asegurarse de que están debidamente protegidos y de que sus pacientes están debidamente protegidos.

Las enfermeras también se centran en el impacto de los costes. A las enfermeras les preocupa mucho no generar residuos adicionales que vayan a costar dinero a sus pacientes y a su sistema sanitario.

Tipos de residuos médicos

La Organización Mundial de la Salud califica los residuos médicos que se generan cada día como diversos y con potencial de ser peligrosos.

Entre los tipos de residuos médicos que la OMS define en su página web están los siguientes

  • Residuos generales: Materiales no peligrosos que no presentan ningún peligro en particular.
  • Residuos infecciosos: Materiales contaminados con sangre o fluidos corporales y residuos de pacientes con infecciones
  • Residuos patológicos: Los ejemplos pueden incluir tejidos, órganos o fluidos humanos.
  • Residuos químicos: Según la OMS, pueden incluir disolventes, desinfectantes y metales pesados contenidos en dispositivos médicos, como las pilas.
  • Residuos citotóxicos: Este tipo incluye sustancias peligrosas que pueden ser cancerígenas, como los fármacos citotóxicos utilizados en el tratamiento del cáncer.
  • Residuos radiactivos: Según la Oficina de Seguridad Radiológica de la Universidad de Pittsburgh, pueden ser materiales contaminados o jeringuillas utilizadas en procedimientos de medicina nuclear o residuos generados por la radiooncología o la tomografía por emisión de positrones (PET).
  • Residuos punzantes: Esta categoría incluye jeringuillas, bisturíes desechables y cuchillas.
  • Residuos farmacéuticos: La OMS lo define como «medicamentos y vacunas caducados, no utilizados y contaminados».

Cómo se mantienen seguras las enfermeras

Los residuos punzantes y farmacéuticos, así como los residuos generales no peligrosos, se encuentran entre los tipos más comunes. Sea cual sea el tipo de residuo, la eliminación adecuada es crucial para la seguridad de las enfermeras y los pacientes.

La mayoría de los centros sanitarios disponen de cajas para la eliminación de objetos punzantes en las habitaciones de los pacientes. Una preocupación importante en materia de seguridad es no llenar demasiado las cajas antes de que sean cerradas, retiradas y destruidas por un servicio de residuos.

Las cajas garantizan que los objetos punzantes permanezcan en la habitación, y que no se camine por el pasillo con un objeto punzante expuesto.

Al igual que otros tipos de residuos, se señala que los productos farmacéuticos pueden ir desde artículos no peligrosos, como antibióticos y medicamentos para la presión arterial, hasta materiales peligrosos que pueden incluir anticoagulantes, opioides, analgésicos y sustancias controladas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *