Apuntes de medicina nuclear

Historia de la medicina nuclear

La medicina nuclear (también «nucleología»[1]), es una especialidad médica que implica la aplicación de sustancias radiactivas en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades. La imagen nuclear es, en cierto modo, «radiología al revés», ya que registra la radiación que emite el cuerpo en lugar de la generada por fuentes externas, como los rayos X. Además, las exploraciones de medicina nuclear difieren de la radiología, ya que el énfasis no está en la imagen de la anatomía, sino en la función. Por ello, se denomina modalidad de imagen fisiológica. La tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT) y la tomografía por emisión de positrones (PET) son las dos modalidades de imagen más comunes en medicina nuclear[2].

En las imágenes de medicina nuclear, los radiofármacos se toman internamente, por ejemplo, por inhalación, por vía intravenosa o por vía oral. A continuación, unos detectores externos (cámaras gamma) captan y forman imágenes a partir de la radiación emitida por los radiofármacos. Este proceso es diferente al de los rayos X de diagnóstico, en el que la radiación externa atraviesa el cuerpo para formar una imagen[cita requerida].

Fundamentos de la medicina nuclear

El diagnóstico por imágenes de medicina nuclear utiliza pequeñas cantidades de materiales radiactivos denominados radiotrazadores que suelen inyectarse en el torrente sanguíneo, inhalarse o tragarse. El radiotrazador se desplaza por la zona examinada y emite energía en forma de rayos gamma que son detectados por una cámara especial y un ordenador para crear imágenes del interior del cuerpo. Las imágenes de medicina nuclear proporcionan una información única que a menudo no puede obtenerse mediante otros procedimientos de imagen y ofrecen la posibilidad de identificar la enfermedad en sus fases más tempranas.

Informe a su médico si existe la posibilidad de que esté embarazada o si está amamantando y comente cualquier enfermedad reciente, condición médica, alergias y medicamentos que esté tomando. Dependiendo del tipo de examen, su médico le indicará lo que puede comer o beber antes, especialmente si se va a utilizar sedación (anestesia). Deje las joyas en casa y lleve ropa holgada y cómoda. Es posible que le pidan que se ponga una bata.

La medicina nuclear utiliza pequeñas cantidades de material radiactivo llamado radiotrazador. Los médicos utilizan la medicina nuclear para diagnosticar, evaluar y tratar diversas enfermedades. Entre ellas se encuentran el cáncer, las enfermedades cardíacas, los trastornos gastrointestinales, endocrinos o neurológicos y otras afecciones. Los exámenes de medicina nuclear detectan la actividad molecular. Esto les da la posibilidad de encontrar la enfermedad en sus fases más tempranas. También pueden mostrar si está respondiendo al tratamiento.

Medicina nuclear

Aunque todos estamos expuestos a diario a las radiaciones ionizantes del entorno natural, las exposiciones añadidas, como las de los procedimientos de medicina nuclear, pueden aumentar ligeramente el riesgo de desarrollar un cáncer más adelante.

La medicina nuclear puede mostrar el funcionamiento de los órganos o tejidos. En la mayoría de los procedimientos de diagnóstico, se inyecta, se ingiere o se inhala un trazador que contiene el material radiactivo. A continuación, el profesional sanitario o el radiólogo (un profesional sanitario con formación especial para utilizar la radiación en la asistencia sanitaria) utiliza un detector de radiación para ver la cantidad de trazador que se absorbe o cómo reacciona en el órgano o tejido. Esto dará al profesional información sobre su funcionamiento.

En un tipo de medicina nuclear denominado tomografía por emisión de positrones (PET), el trazador se utiliza para mostrar la actividad natural de las células, lo que proporciona información más detallada sobre el funcionamiento de los órganos y si hay daños en las células. La PET suele combinarse con la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM), que proporcionan imágenes tridimensionales del órgano.

Terapia de medicina nuclear

Aunque todos estamos expuestos a diario a las radiaciones ionizantes del entorno natural, las exposiciones añadidas, como las de los procedimientos de medicina nuclear, pueden aumentar ligeramente el riesgo de desarrollar un cáncer en el futuro.

La medicina nuclear puede mostrar el funcionamiento de los órganos o tejidos. En la mayoría de los procedimientos de diagnóstico, se inyecta, se ingiere o se inhala un trazador que contiene el material radiactivo. A continuación, el profesional sanitario o el radiólogo (un profesional sanitario con formación especial para utilizar la radiación en la asistencia sanitaria) utiliza un detector de radiación para ver la cantidad de trazador que se absorbe o cómo reacciona en el órgano o tejido. Esto dará al profesional información sobre su funcionamiento.

En un tipo de medicina nuclear denominado tomografía por emisión de positrones (PET), el trazador se utiliza para mostrar la actividad natural de las células, lo que proporciona información más detallada sobre el funcionamiento de los órganos y si hay daños en las células. La PET suele combinarse con la tomografía computarizada (TC) o la resonancia magnética (RM), que proporcionan imágenes tridimensionales del órgano.