Acceso con identidad digital del scs

Cuadro de crédito social

ResumenLas soluciones de identidad autosoberana (SSI) implementadas sobre la base de la tecnología blockchain se ven como alternativas a los sistemas de identificación digital existentes, o incluso como base de los estándares para las nuevas infraestructuras globales de los sistemas de gestión de la identidad. Se argumenta que la «auto-soberanía» en este contexto puede entenderse como el concepto de control individual sobre los datos privados relevantes para la identidad, la capacidad de elegir dónde se almacenan dichos datos y la capacidad de proporcionarlos a quienes necesitan validarlos. También se argumenta que, si bien puede ser atractivo hacer operativo el concepto de «auto-soberanía» en un estrecho sentido técnico, la depreciación de la semántica moral oscurece los desafíos clave y las repercusiones a largo plazo. Una mayor atención a la sustancia normativa del concepto de «soberanía» ayuda a poner de relieve una serie de cuestiones éticas relacionadas con la naturaleza cambiante de la identidad humana en el contexto de la recogida ubicua de datos privados.

Los usuarios deben tener una existencia independiente. Cualquier identidad soberana se basa en última instancia en el inefable «yo» que está en el corazón de la identidad. Nunca puede existir enteramente en forma digital. Debe ser el núcleo del yo que se sostiene y apoya. Una identidad auto-soberana simplemente hace públicos y accesibles algunos aspectos limitados del «yo» que ya existe.

Por qué el sistema de crédito social es malo

Esta publicación está autorizada bajo los términos de la Licencia de Gobierno Abierto v3.0, salvo que se indique lo contrario. Para ver esta licencia, visite nationalarchives.gov.uk/doc/open-government-licence/version/3 o escriba al Information Policy Team, The National Archives, Kew, London TW9 4DU, o envíe un correo electrónico a: [email protected].

En 2020, la Oficina del Gabinete y el Departamento de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte encargaron conjuntamente al Consejo de Economía Digital (DEC) que asesorara sobre la mejor manera de alcanzar la ambición del Gobierno de ser el principal gobierno digital del mundo. El resultado fue un informe que resume el estado actual de la función digital, de datos y de tecnología (DDaT) y que establece ocho recomendaciones:

Se han producido cambios significativos en el centro del gobierno digital en respuesta a la publicación del informe DEC. El gobierno está ahora mejor equipado con el liderazgo y la claridad operativa necesaria para hacer del Reino Unido uno de los gobiernos más maduros digitalmente en el mundo.

A principios de 2021, en respuesta a la Recomendación 3 de contratar a un jefe de función a nivel de Secretario Permanente y a la Recomendación 4 de reorientar y dar fuerza al centro, el Director de Operaciones de la Administración Pública anunció nuevas estructuras y liderazgo senior para la DDaT. Joanna Davinson y Paul Willmott fueron nombrados directora ejecutiva y presidente, respectivamente, de la recién creada Oficina Central Digital y de Datos (CDDO), mientras que Tom Read fue nombrado nuevo director ejecutivo (CEO) del Servicio Digital del Gobierno (GDS).

Documental sobre el sistema de crédito social en China

El Move2Digital Digital Innovation Hub es una organización sin ánimo de lucro basada en la actual Digital House creada y coordinada por el Cluster internacional SCS. Move2Digital DIH tiene como objetivo ser el primer ecosistema europeo en sus «Áreas de Especialización Inteligente»: AI & Big data, IoT & CPS, Seguridad Digital y Microelectrónica:

En primer lugar, la red de innovación existente es el elemento clave de la evolución de las pymes hacia el éxito. Se basa en intensos intercambios entre los especialistas tecnológicos (grandes grupos, PYME e investigadores) del sector digital y los de los sectores aplicativos específicos. El objetivo de Move2Digital es estructurar este trabajo en red para lograr una mayor eficacia. Move2Digital facilita el proceso de innovación, el acceso a la tecnología para una industrialización eficiente gracias a las soluciones digitales.

Por lo tanto, además de los servicios y productos ofrecidos por el clúster SCS, que son el principal centro de recursos de esta iniciativa digital, Move2Digital ofrece, gracias a sus miembros, servicios adicionales (tanto a los miembros del SCS como a los miembros de los clústeres sectoriales) como, por ejemplo, la formación y el desarrollo de habilidades, la evaluación de la madurez digital, las competencias empresariales y el coaching, la financiación, la tutoría y el apoyo de aceleradores.

Crédito social de los vicios

Este artículo examina algunas de las reivindicaciones normativas que compiten entre sí en torno al desarrollo de los sistemas de gestión de la identidad (GI) en general y de los sistemas de identidad autosuficiente (IS) en particular. Se argumenta que la evolución de la SSI debe evaluarse en el contexto de los sistemas de gestión de la identidad que intentan implantar una capa de identidad global basada en identidades singulares agregadas y puntuaciones de reputación. También se argumenta que esta tendencia define cuestiones éticas clave relativas al desarrollo de los sistemas SSI. Para explicar y evaluar estas cuestiones, el artículo examina la conveniencia de las identidades singulares agregadas a través de la lente de las teorías morales-filosóficas. Se argumenta que dicho análisis sugiere fuertemente la conveniencia moral de un enfoque de identidades plurales en los SSI que tienen una ventaja incorporada para la aplicación de la separación práctica de las identidades.

Incluso en el ámbito de una sola disciplina, el concepto de identidad suele dividirse en numerosos significados e interpretaciones (Martin y Barresi, 2006). Cualquier intento de abordar y unificar este concepto en una única etiqueta en el ámbito de un estudio interdisciplinar es una tarea aún menos tangible. No es de extrañar, pues, que en el ámbito del desarrollo de sistemas de Identidad Soberana (IS) nos encontremos a menudo con sugerencias de abandonarla por completo en favor de una definición más palpable como un identificador o un atributo (Grigg, 2019). La otra estrategia propuesta para abordar esta ambigüedad conceptual es reclamar la interpretación técnica particular de la identidad como la más adecuada y simplemente seguirla (Ma et al., 2018). Desde el punto de vista ético, ambas estrategias son problemáticas en el contexto de los sistemas que gestionan las identidades humanas. Cualquier sistema de gestión de identidades (MI) -por muy limitadas y técnicamente centradas que sean las ambiciones de sus creadores- se enfrenta inevitablemente a un nudo gordiano de preocupaciones éticas relativas a la autonomía, la autodeterminación y la autoidentificación de sus usuarios (Manders-Huits y Hoven, 2008).